A los 11 años degolló a su amiga: la pequeña con el coeficiente intelectual de un genio

Martes, 23 de Febrero de 2021 11:24

El crimen estremeció a Japón y al mundo en 2004. Una niña con excelentes notas y un IQ de 140, había asesinado a su amiga en el colegio



El 21 de noviembre de 1992 nacía Natsumi Tsuji en Nagasaki, Japón. La pequeña Natsumi siempre se caracterizó por tener las mejores calificaciones en todas las asignaturas del colegio, ser buena en casi todos los deportes –en especial el básquet- y por ser brillante con todo lo que tenía que ver con tecnología. 

Natsumi tenía un coeficiente intelectual de más de 140 puntos, lo que es bastante superior a la media, rasgo que la calificaba como una niña extremadamente inteligente; además, Natsumi no solo era académicamente brillante; todas las personas a su alrededor consideraban a la pequeña como una niña sana y muy feliz que solía estar rodeada de amigos todo el tiempo, informa el diario El Sol.

Sin embargo, todo cambió cuando la joven empezó a desarrollar un gusto muy peculiar por las películas donde se mostraba violencia gráfica extrema.

Natsumi se empezó a unir a grupos ‘gore’ y a interesarse por temas violentos en internet, así su obsesión crecía día tras día al punto que llegó a crear su propia página web donde subía contenido creado por ella misma. La mayoría de los dibujos que Tsuji hacía para su página eran inspirados en su película favorita de violencia extrema, ‘Battle Royale’, una pieza japonesa estrenada en el año 2000 que mostraba actos crueldad repletos de sangre por todos lados. 

A raíz de esto, Natsumi cambió radicalmente; ya no era una niña dulce y social sino que comenzó a aislarse de todos y se convirtió en una persona muy introvertida. Sus calificaciones bajaron de forma drástica y se salió de los equipos deportivos a los que pertenecía. A finales de abril de 2004, Natsumi comenzó a pelear en el patio del colegio con su ex mejor amiga Satomi Mitarai, quien le gritó frente a toda la escuela que ella era más popular que Natsumi porque no era “santurrona como ella”. Satomi también comenzó a esparcier rumores sobre Natsumi, lo que hizo que la pequeña se derrumbara y se llenara de odio.

Un mes más tarde, el 1 de junio, Natsumi –quien estaba aparentemente de buen humor ya que “había hecho las paces” con su amiga- convenció a Satomi de ir a un salón vacío a jugar, le vendó los ojos y comenzó a darle vueltas para que se confiara y creyera que de verdad era un juego. Cuando Satomi estaba totalmente confiada Natsumi tomó un cúter y la degolló despiadadamente con un cúter.

Natsumi observó cómo su ‘amiga’ agonizaba en el suelo del aula hasta que murió desangrada y luego se dirigió tranquilamente a su próxima clase. Para sorpresa de todos los presentes, Natsumi entró al salón con la ropa llena de sangre, sosteniendo el cúter con el que había asesinado a Satomi. El profesor salió rápidamente del aula, siguiendo el rastro de sangre hasta que dio con el cuerpo sin vida de la pequeña para después llamar inmediatamente a las autoridades.

Cuando la policía llegó a la escuela, la niña confesó su crimen y preguntó: “He hecho algo malo, ¿cierto? Lo siento, lo siento mucho”. 

Natsumi Tsuji, quien para la fecha del crimen contaba con tan solo 11 años, fue juzgada y trasladada al penal de Sasebo donde se le sentenció a 9 años de prisión. Durante el tiempo que pasó recluida, varios psicólogos la examinaron a diario y determinaron que Natsumi era una niña completamente sana que se había vuelto introvertida por voluntad propia (probablemente a causa de meterse demasiado en su papel de ‘chica gore’) pero que su “gusto” por la violencia extrema la llevó a cometer tan atroz asesinato.

Las autoridades japonesas –en un intento por proteger la identidad de Natsumi-prohibieron que el nombre de la menor fuera de conocimiento público. En un principio la llamaron “chica A”; sin embargo, Natsumi se hizo mundialmente conocida con el apodo de ’Nevada-tan’ pues el día del asesinato la pequeña llevaba un suéter que decía ’nevada’ y la terminación ’tan’ que hace referencia a alguien pequeño. 

Nevada-tan ‘inspiró’ a miles de personas en el mundo del ‘gore’ y sirvió de musa para quienes le empezaron a rendir tributo con dibujos, animaciones, juegos de video, cosplays, muñecas e historias que relataban el atroz homicidio. 

A pesar de las precauciones que tomaron las autoridades, tiempo más tarde se reveló su verdadero nombre en un programa de televisión por imprudencia de un reportero del canal de televisión Fuji Television. Sin embargo, para sus fanáticos continuó siendo Nevada-tan.

En septiembre del año 2013, Natsumi Tsuji terminó su condena. Hoy, Nevada-tan (quien está aparentemente arrepentida de lo que hizo) cuenta con 28 años de edad, disfruta de su libertad y continúa como una celebridad en el mundo del ‘gore’. /El Sol