El último mensaje de la enfermera que murió a pesar de haber recibido dos dosis de Sputnik V: “Estoy esperando”

Lunes, 07 de Junio de 2021 20:57

María Castellón, de 34 años, se contagió dos veces de coronavirus. En un audio contó que había pasado por una Unidad Febril de Urgencia y la Guardia del lugar.



María Castellón, la enfermera del Hospital Santojanni que murió por coronavirus a pesar de que tenía las dos dosis de la vacuna Sputnik V contra el COVID-19, le mandó un último mensaje a una amiga para contarle la dramática situación que atravesaba mientras buscaba ayuda médica.

“Hola Úrsula, vine a la UFU (Unidad Febril de Urgencia). Pero la encargada de ahí me dijo no, andate directamente a la guardia”, comienza el mensaje de audio de 30 segundos que envió Castellón a su amiga.

La enfermera tenía 34 años y era la segunda vez que se contagiaba. Ya había recibido las dos dosis de la vacuna en el Hospital Santojanni de la Ciudad de Buenos Aires. El segundo componente del suero ruso se lo aplicaron el 6 de abril.

El mensaje, en el que se escucha claramente la voz agitada de Castellón, añade: “Vine a la Guardia (del Santojanni) y los de la Guardia me dicen ´tenés que esperar tres días para hisoparte”.

Castellón hablaba con dificultad. Se la notaba cansada y le costaba expresarse ante el cuadro que enfrentaba y que la llevó a la guardia para hacerse atender de emergencia.

El audio, al que tuvo acceso TN.com.ar, agrega: “Me vine a tomar la saturación y la frecuencia cardiaca y tenía 24/140?.

“Me dicen ‘espera acá afuera’, así que... nada. Estoy esperando...”, concluye el audio enviado desde el hospital. Fue el último mensaje que le envió a su amiga Úrsula. Horas después murió de COVID-19.

Castellón había sido contratada el año pasado como refuerzo en la sala COVID para los francos y los fines de semana en el Hospital Santojanni. El director del centro de salud Federico Charabora explicó a TN.com.ar que estaba de licencia desde hace dos meses porque tenía fractura de antebrazo.

Castellón murió el viernes por la noche en el Sanatorio Méndez, en Capital Federal, donde estaba internada en terapia intensiva.

La denuncia de la hermana de la enfermera que murió

Su hermana Lizet contó a TN.com.ar que a María “no la quisieron atender” en el Hospital Santojanni porque no había camas disponibles.

“Le hicieron esperar tres horas para decirle que se vaya a su obra social”, indicó.

Y explicó: “Mi hermana se sentía mal con fiebre. Se aisló. Al ver que tenia mas fiebre fue a la guardia. Se hisopó y le dijeron que vaya a su casa y se aisló como siempre. Salió el resultado negativo. Se sentía un poco mal. Fue a la guardia en donde no le quisieron atender, en donde le dijeron que no hay cama. Le hicieron esperar tres horas para decirle que se vaya a su obra social”.

“Mi hermana se fue en el coche de mi cuñado a la guardia del (Sanatorio) Méndez. No pudo caminar y entró en silla de ruedas. Le hicieron esperar cuatro horas más para tomarle una muestra para hisoparse. Ya tenía un resultado negativo. Tenía dificultades para respirar. No sabía que tenía COVID porque no había un resultado positivo. Yo hasta el día de hoy no vi un resultado que diga que mi hermana era positiva”, comentó.

Enfermera, víctima de COVID-19

Y prosiguió: “Me llamaron a la una para decirme que falleció por insuficiencia respiratoria aguda. Pedí que me dijeran si era positiva porque la cochería me pedía eso. El doctor me dijo que el mediodía me iba a llamar y nunca salió el resultado. Cuando voy a retirar el cuerpo de mi hermana, el de la cochería ya tenía el acta de defunción y me dijo: ´tu hermana es positiva, no la podés velar´”.

Lizet contó que ninguna autoridad del hospital le informó que su hermana tenía coronavirus. “Esta mañana reciboí una llamada al celular de mi hermana en donde me llega el acta de defunción. Mi hermana murió porque en el Santojanni no había cama y en la obra social esperaron 4 horas para atenderla. Y no tenía un certificado positivo.”, dijo.

La mujer concluyó: “En la cochería no me dejaron velarla. No es justo que la gente muera y les estén diciendo que es por COVID. No es justo que no los atiendan en el hospital. Mi hermana ya está muerta pero ojalá que si otra profesional de la salud se enferma, la atiendan en donde ella trabaja. Ella merecía atenderse en donde trabajaba. Ella no tenía por qué esperar tres o cuatro horas para que le hagan un diagnóstico. Ella ya tenía un resultado negativo en las manos”.

Murieron más de tres mil personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19

De las 7.851.672 personas a las que les suministraron la inmunización contra el COVID-19 murieron 3141, según datos del Ministerio de Salud de la Nación al 8 de mayo. Las muertes se produjeron después de 21 días de que esas personas fueran inmunizadas. Se trata del plazo en que se completa el proceso de inmunización.

De los inoculados se contagiaron 125.628 personas después de 21 días de la aplicación. El documento oficial excluye los casos de los que recibieron la vacuna en los 21 días previos al 8 de mayo.