Otro caso de gatillo facil: 16 disparos contra un camionero que huía de un control policial en San Juan

Lunes 12 de Febrero de 2024, 15:01

De los 16 disparos, 5 impactaron contra la víctima



Varios agentes de policía persiguieron al camión durante casi 20 kilómetros, uno de ellos disparó al vehículo de carga "al menos en 16 ocasiones". El conductor del camión fue identificado como Federico Gastón Orihuela, quien sufrió cinco impactos de bala. El Jefe de la Policía de San Juan expresó que este hecho es grave y preocupa a la institución.

En un caso que se investiga como otro caso de "gatillo fácil", un camionero riojano fue asesinado este sábado de cinco balazos durante una persecución policial de unos 20 kilómetros en la provincia de San Juan.

Según fuentes policiales, la persona afectada fue identificada como Federico Gastón Orihuela, quien recibió 16 disparos de la policía. Después de recibir cinco de estos disparos, su vehículo chocó contra otro automóvil, falleciendo poco después.

Aunque no se mencionó este sábado, el suceso ocurrió el viernes a las 23 horas, cuando un vehículo en Orihuela cometió una infracción de tránsito. En ese momento, los agentes intentaron llevar al camionero, quien conducía un Mercedes Benz modelo 1518, hacia la seccional 12.

Sin embargo, en un momento determinado, Orihuela se habría negado a ir a la comisaría, lo que derivó en una huida seguida por una fatal persecución en la ruta provincial 510, cerca de la localidad de San Agustín del Valle Fértil.

Los policías efectuaron al menos 16 disparos contra el camión, que intentaba evadir el control, y cinco de esos balazos alcanzaron a Orihuela, que murió poco después. Las investigaciones iniciales determinaron que el oficial Ricardo Rodríguez es quien habría disparado contra Orihuela, y se indicó que permanezca detenido junto a otros dos uniformados que lo acompañaban en el móvil, indicó el diario Tiempo de San Juan.

De acuerdo con la reconstrucción del suceso, Rodríguez inició con un tiro de advertencia con un arma larga AT, pero al no recibir respuesta, continuó disparando con su arma reglamentaria contra la parte trasera del camión hasta vaciar el cargador. Después, tomó el arma del conductor y le pidió que se adelantara al vehículo que manejaba Orihuela. La persecución duró alrededor de 20 kilómetros y durante la persecución se incorporaron otros vehículos policiales.

Este sábado, el fiscal coordinador Iván Grassi, junto al fiscal de Delitos Especiales, Francisco Pizarro, y al comisario general Eduardo Lirola, ofreció una conferencia de prensa en los Tribunales. En ese lugar, explicó que "hubo un inicio de una contravención, hay una orden de la autoridad policial de alto y detención, es lo que genera la fuga y la persecución". Rodriguez disparó varias veces al lateral y al frente del camión, y fue en ese momento cuando Orihuela recibió las balas.

El fiscal Grassi dijo: "Se han contado 16 impactos en el camión, eso incluye la parte de atrás, el costado y el frente". Según el oficial judicial, el grupo de Orihuela "se despide en la banquina y el camión cruza la carretera hasta impactar en un vehículo que venía en sentido contrario", lo que sugiere que el suceso podría haber sido más grave.
Después, el vehículo chocó con un VW Gol blanco en el que viajaban cuatro personas, sin embargo, ninguno de ellos resultó herido.

Mientras tanto, el oficial Rodríguez resultó herido en la muñeca y fue trasladado a un hospital de San Juan para ser custodiado. Un arma antitumulto, tres pistolas reglamentarias, el camión, un teléfono celular, el patrullero, 20.000 pesos y objetos de Orihuela fueron secuestrados por los investigadores. Además, los agentes de Gendarmería Nacional llevaron a cabo una búsqueda sin encontrar indicios de sustancias ilegales.

"No hubo tiroteo. Hacía muchos años que no teníamos un hecho de esta naturaleza. Esto es un hecho grave que enluta a la institución policial", admitió el comisario Lirola, jefe de la fuerza sanjuanina.

En relación a Rodríguez, el jefe policial señaló que "está en marcha una investigación para establecer si tenía algún signo de violencia y no se determinó eso. Estamos para defender la vida humana, no para atentar contra ella. Nos ponemos a disposición de la Justicia para que se evalúe y se determinen culpabilidades".

"No sé qué ha producido en él (por el oficial Rodríguez) este hecho de usar el arma contra alguien, no había peligro de vida ni de él ni de terceros", señalaron.

Según el fiscal, Orihuela vivía en Chepes, en la región riojana, y había estado unos días en Valle Fértil con amigos, "pero al momento del hecho estaba solo". Parecía que el hombre, quien estaba casado y tenía hijos, había sido empleado en Caucete, una localidad de San Juan, para transportar melones.

Además, se informó que carecía de antecedentes penales, a pesar de tener registros de contravenciones y una causa relacionada con un "contexto de género". La pareja de la víctima lo despidió en su cuenta de Facebook, escribiendo: "Fede, mi amor me dejás destrozada, mi bebé". /El Siglo