Cómo evitar una intoxicación con monóxido de carbono en la ola de frío

Miércoles 22 de Mayo de 2024, 07:19

Cuando se queman muchos materiales, se produce este gas (monóxido de carbono) que es incoloro e inodoro y puede ser tóxico.



Un aumento de casos por intoxicación por monóxido de carbono puede producirse con la baja de las temperaturas debido a que solemos utilizar más los artefactos a gas, pero esta situación puede prevenirse si tomamos medidas con los aparatos que tenemos en casa.

“El monóxido de carbono es conocido como el asesino silencioso porque puede estar dentro de tu casa sin que lo adviertas y se trata de un gas sin color, que no se huele, no se ve, ni se siente”, indicó Héctor Berzel, médico toxicólogo (M.N. 83.577), asesor del SAME.

Ocurre que, cuando falta oxígeno y se produce una mala combustión en aquellos espacios en los que están en funcionamiento artefactos a gas, a leña o kerosene, el riesgo de intoxicación es alto.

Qué hay que tener en cuenta ante una intoxicación con monóxido de carbono

Las consecuencias para la salud de las personas se agravan cuando no existe una ventilación suficiente y, por lo tanto, no hay una correcta circulación del aire. 

Las secuelas dependerán de varios factores:

    El tiempo de exposición al gas.

    La rapidez en la atención.

    El tratamiento.

    La edad de la persona intoxicada (los adultos mayores son los más sensibles).

Cómo puede prevenirse una intoxicación con monóxido de carbono

Para prevenir una intoxicación y evitar las muertes que se producen todos los años, el especialista recomendó:

    Controlar los aparatos de calefacción y calefones todos los años por gasista matriculado.

    No instalar calefones en el baño o en lugares sin ventilación suficiente.

    Mantener siempre alguna ventilación abierta (ventana o ventiluz).

    Nunca usar braseros. Es preferible abrigarse con más ropa incluso para dormir.

    Ante síntomas como cefalea (dolor de cabeza), náuseas, vómitos o desmayos , ventilar y hacer inmediatamente una consulta médica para todas las personas expuestas.

Controlar los aparatos de calefacción

    Estufas. Revisar y controlar las conexiones al exterior. Una mancha negra en el techo y en la pared es mala señal

    Hogares a leña: tienen que tener una buena tirada.

    Termotanques. Emiten monóxido cuando queman mal. Controlarlos.

    Calderas. Deben ser revisadas como los termotanques y todos los productores de gas, una vez al año por una gasista matriculado.

    Salamandras. Las llamas muy amarillas son una señal de alerta en las intoxicaciones por monóxido de carbono.

    Cocinas. Las hornallas deben estar limpias y controladas para que no produzcan llama de color rojo. No usar el horno para calefaccionar.

    Generadores eléctricos. Siempre deben ser usados al aire libre.  /TN