Una viróloga desertora china afirma que el coronavirus fue creado en un laboratorio

Martes, 15 de Septiembre de 2020 15:24

Li-Meng Yan



Una viróloga que huyó de China después de haber sido una de las primeras científicas en estudiar y alertar sobre el brote temprano de COVID-19 publicó un estudio en el que afirma que el coronavirus probablemente fue creado en un laboratorio.

La doctora Li-Meng Yan publicó sus conclusiones en Zenodo, una plataforma digital de acceso libre. El artículo de 26 páginas, realizado en coautoría de otros tres médicos, se titula: “Características inusuales del genoma del SARS-CoV-2 que sugieren una modificación de laboratorio sofisticada en lugar de la evolución natural y la delimitación de su ruta sintética probable”. El trabajo aún no ha sido revisado de forma independiente por pares.

En el estudio, Yan escribe que el SARS-CoV-2, el virus que causa la Covid-19, podría haber sido “creado convenientemente” dentro de un laboratorio durante un período de solo seis meses ya que "muestra características biológicas que son inconsistentes con un virus zoonótico natural”.

La estructura del coronavirus SARS-CoV-2  (Michael Reynolds/Pool via REUTERS)
La estructura del coronavirus SARS-CoV-2

Los primeros informes sobre el origen del coronavirus, indicaron que el virus saltó de animal a humano dentro de un mercado húmedo en la ciudad china de Wuhan en algún momento a fines de 2019.

La mayoría de la comunidad científica internacional avala la teoría de un origen natural del virus y descarta que fue producido por seres humanos en un laboratorio.

Sin embargo, según Yan “la teoría del origen natural, aunque ampliamente aceptada, carece de apoyo sustancial”.

La científica afirmó que la gran mayoría de sus colegas rechazan la teoría de un virus creado en laboratorio porque “está estrictamente censurada en revistas científicas revisadas por pares”. No obstante, asegura, “el SARS-CoV-2 muestra características biológicas que son incompatibles con un virus zoonótico de origen natural”.

Según Li-Meng Yan, la evidencia muestra que el SARS-CoV-2 es un producto de laboratorio creado utilizando los coronavirus de murciélago ZC45 y / o ZXC21 como base.

Sobre esta base, postula que el SARS-CoV-2 pudo lograrse de forma sintética en aproximadamente seis meses.

El estudio señala que como coronavirus, el SARS-CoV-2 difiere significativamente de otros virus respiratorios o zoonóticos porque ataca a múltiples órganos, es capaz de sufrir un largo período de infección asintomática, es altamente transmisible y significativamente letal en poblaciones de alto riesgo, está bien adaptado al ser humano desde el comienzo mismo de su aparición.

Según Yan una de las pruebas principales de que el virus fue fabricado es su alta eficiencia en la unión del receptor ACE2 de las células humanas, que le sirve como puerta de entrada, a través de una proteína viríca que encaja como una “llave en una cerradura”, según la definición de los científicos del Instituto de Estudios Avanzados Westlake, en Hangzhou, y la Universidad Tsinghua, de Beijing que por primera vez estudiaron este mecanismo del virus.

Un equipo ha desarrollado inhibidores de proteínas que bloquean la interacción entre el SARS-Cov-2 y el receptor ACE2 de las células humanas, que le sirve como puerta de entrada. (EFE/Federico Anfitti/Archivo)
Un equipo ha desarrollado inhibidores de proteínas que bloquean la interacción entre el SARS-Cov-2 y el receptor ACE2 de las células humanas, que le sirve como puerta de entrada.

Yan agrega que las publicaciones científicas existentes que apoyan la teoría del origen natural se basan en gran medida en un coronavirus de murciélago previamente descubierto llamado RaTG13, que comparte una identidad de secuencia de nucleótidos del 96% con el SARS-CoV-218.

Sin embargo, Yan considera en el estudio que esa no es una evidencia suficiente porque “los genomas virales pueden ser diseñados y manipulados con precisión”.

Yan y su equipo citan tres líneas de evidencia que respaldan su teoría:

1) “La secuencia genómica del SARS-CoV-2 es sospechosamente similar a la de un coronavirus de murciélago descubierto por laboratorios militares en la Tercera Universidad Médica Militar (Chongqing, China) y el Instituto de Investigación de Medicina del Comando de Nanjing (Nanjing, China)".

2) “La unión al receptor (RBM) dentro de la proteína Spike de SARS-CoV-2, que determina la especificidad del huésped del virus, se asemeja al del SARS-CoV de la epidemia de 2003 de una manera sospechosa. La evidencia genómica sugiere que la RBM ha sido manipulada genéticamente”.

3) “El SARS-CoV-2 contiene una escisión de furina único en su proteína Spike, que se sabe que mejora enormemente la infectividad viral y el tropismo celular”, algo que según los autores del informe no es natural.

Las supuesta manipulaciones habría hecho que el virus del SARS-CoV-2 se convierta en un patógeno altamente transmisible, de aparición oculta, letal, con secuelas poco claras y masivamente disruptivo.

Esta foto de archivo tomada el 23 de febrero de 2017 muestra a trabajadores junto a una jaula con ratones (R) dentro del laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei.. (Foto de JOHANNES EISELE / AFP)
Esta foto de archivo tomada el 23 de febrero de 2017 muestra a trabajadores junto a una jaula con ratones (R) dentro del laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei.

Como ulterior indicio, la viróloga también destaca que los laboratorios de investigación de Hong Kong como y la China continental lideraron en las últimas dos décadas las investigaciones sobre coronavirus, siendo los primeros en identificar a las civetas como hospedadores intermedios del SARS-CoV y aislar la primera cepa del virus, además de contar con la colección más grande del mundo de coronavirus.

Estos laboratorios, según Yan, contarían con la tecnología, los recursos y los conocimientos para realizar con relativa facilidad una manipulación de uno de estos virus.

Según contó en varias entrevistas, Yan trabajaba en la Universidad de Salud Pública de Hong Kong, un centro de investigación de enfermedades infecciosas de la Organización Mundial de la Salud, cuando comenzó a investigar el brote en Wuhan. Relató que comenzó a estudiar el virus en diciembre y estuvo en contacto con otros virólogos que estaban en china continental y tenían más información del virus.

Supuestamente averiguó que el virus se estaba transmitiendo muy rápido entre personas, algo que todavía se desconocía, e informó de sus hallazgos al doctor Leo Poon, un presunto contratista de la OMS que ocultó su investigación y le pidió que guardara silencio, dejando entrever que podría perder la vida

Después de temer por su seguridad, Yan huyó de China en un vuelo con destino a Los Ángeles a fines de abril.

El informe recientemente publicado por Yan se hace eco de las afirmaciones que hizo en una entrevista televisiva reciente, cuando apareció en el programa de entrevistas británico Loose Women.

Durante la entrevista, dijo que el coronavirus “proviene del laboratorio: el laboratorio en Wuhan y el laboratorio están controlados por el gobierno de China”.

También dijo que los informes generalizados de que el virus se originó el año pasado en un mercado húmedo en Wuhan son “una cortina de humo”.

En otra entrevista reciente, para el canal estadounidense Fox, también denunció que su país y la OMS han mentido sobre el coronavirus y ya en diciembre pasado sabían sobre la facilidad con la que el COVID-19 se transmite entre humanos.

La OMS ha negado las acusaciones de la viróloga y dijo a Fox que “mucha gente trabaja para ellos como consultores” pero no tienen datos que acrediten que Yan, como ella afirma, trabajara para un laboratorio de referencia de la organización especializado en virus y pandemias.

La OMS dijo a Fox que tampoco tiene en sus archivos datos sobre Poon, el supervisor de Yan. /Infobae